Publicidad

El franco suizo y los peligros de las hipotecas multidivisa

Lo vivido con el franco suizo en los últimos días y sobre todo lo ocurrido el martes con la divisa helvética deberían servir de reflexión sobre los riesgo que se corren al firmar una hipoteca en una divisa diferente del euro. Y es que al riesgo de subida del índice de referencia, se le suman los cambios en la cotización de la moneda seleccionada.

Rezaba ayer idealista.com que el banco de suiza salía la rescate de los hipotecados en francos y no le faltaba razón, aunque seguramente lo último en lo que pensaba el Banco Nacional de Suiza a la hora de intervenir los mercados para frenar la escalada de su divisa, rompiendo de paso la regla no escrita de no alterar los movimientos del mercado sin el consenso de otros bancos centrales. De forma resumida, la posibilidad de una doble recesión planteada por el FMI llevó a muchos inversores a buscar refugio en activos financieros diferentes a los habitual y esta vez en lugar del oro le tocó el turno al franco suizo, lo que se tradujo en una espectacular revalorización de la moneda helvética frente al euro y otros divisas que según los economistas del país suponía riesgos deflacionarios y una amenaza.

La decisión del Banco Nacional de Suiza fue clara y tras una masiva intervención logró devilitar su moneda un 9% frente al euro al tiempo que alertaba que hará todo lo que sea necesario por mantener un cambio mínimo de 1,20 francos suizos por euro.

Pero quizás la mejor forma de apreciar lo ocurrido es a través de los gráficos que muestran la evolución del EUR/CHF o el cruce entre el euro frente al franco suizo en los últimos días y en los últimos años:

Funcionamiento de la hipoteca multidivisa

Los gráficos son muy explícitos sobre la evolución del euro frente al franco suizo, pero ¿Cómo afecta esto a los hipotecados en francos suizos? Si descontamos el último movimiento del Banco Nacional de Suiza, lo cierto es que quienes contrataron una hipoteca en francos suizos se estaban preparando para un considerable aumento de su cuota mensual. Para entenderlo, vamos a repasar de forma rápida cómo funciona una hipoteca multidivisa. Básicamente se trata de endeudarse en una divisa diferente del euro. Es decir, en lugar de tener una hipoteca al uso en la que se deben 100.000 euros, se deben 120636,2339 francos suizos según el cambio actual. Lo que ocurre es que el banco nos cobra la mensualidad en euros, por lo que la cuantía dependerá del cambio en ese momento (o el fijado en el contrato) entre el euro y el franco suizo. Por lo demás, el funcionamiento es muy similar al de una hipoteca tradicional, sólo que el tipo de interés de referencia que habrá que vigilar no es el que marca el Banco Central Europeo sino el del Banco Nacional de Suiza, ya que lo que interesará no es la evolución de la economía europea, sino la helvética.

En el caso de las hipotecas multidivisas en francos suizos, la revalorización del 40% de esta moneda en julio habría hecho que la factura mensual de la hipoteca subiese un 40%, al igual que la cuantía del préstamo. Es decir, una persona que se hubiese endeudado en 2008 por 300.000 euros debería al banco en julio cerca de 370.000 euros aproximadamente, pese a haber abonado religiosamente sus cuotas todos los meses. Esto se debe precisamente a que el cambio entre las divisas fluctúa y al traducirlo en euros se pueden producir este tipo de sorpresas.

Para que lo entendamos perfectamente, la cuantía del préstamo en francos suizos sí habría descendido mes a mes (tal y como ocurre con cualquier hipoteca), pero expresada en euros y al depender del tipo de cambio en ese momento, esta sería mayor. Si tomamos el ejemplo anterior, suponiendo que en el momento de constituir la hipoteca el cambio Euro/Franco Suizo era de 1,1 la deuda sería de 330.000 francos suizos, que por ejemplo podríamos haber amortizado a razón de 1.000 francos suizos al mes (un total de 43 cuotas desde comienzos de 2008). Así, deberíamos todavía 287000 francos suizos. Que si traducimos a euros con el cambio de 1,20 nos da 344.400 euros. Como vemos, no es que la cuantía del préstamo haya crecido -de hecho, debemos menos francos suizos-, sino que el cambio nos es más desfavorable.

Para los hipotecados en francos suizos, aquí os dejamos un gráfico interactivo en el que seguir su cotización:

En cualquier caso este no es el único ejemplo sobre el riesgo de las hipotecas multidivisa. Tras el terremoto de Japón se vivieron episodios similares con el yen, la otra divisa estrella en estos productos. En esta ocasión, el Banco de Japón también intervino para evitar la apreciación de su moneda, aunque con el consenso del resto de bancos centrales.

No se trata de demonizar este tipo de productos. Las hipotecas multidivisa pueden ser una excelente alternativa para pagar menos todos los meses. Lo que sí debemos hacer es conocer su funcionamiento y sus riesgos antes de firmar.

Contenidos relacionaos:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *